10 octubre, 2010

Descomposición burocrática en el BINE.

---------- Mensaje reenviado ----------
De: LUIS HERNANDEZ MONTALVO


Descomposición burocrática en el BINE.

Luis Hernández Montalvo.

El intento por imponer a la profesora Cintia Coyotl, al frente de la dirección de la Licenciatura en Educación Primaria, del Benemérito Instituto Normal del Estado, por parte de la representación sindical, ha provocado una enérgica protesta del cuerpo burocrático y administrativo del instituto formador de docentes más antiguo en el estado de Puebla.

El conflicto, que amenaza con desbordarse,  ya tiene previsto una suspensión de labores docentes para el lunes 11 de octubre del año en curso, es el desenlace natural de un largo periodo de confrontación y lucha de intereses por controlar los espacios burocráticos del BINE.

Un supuesto Colegiado de Directores, se ha dirigido al profesor Cirilo Salas Hernández, Secretario General de la Sección 51 del SNTE, para expresarle su incondicionalidad, con la finalidad de lograr su apoyo, en contra de los profesores Óscar Arvea  Rivera, al que se refieren como “representante suyo” y contra el licenciado Iván Sánchez Acevedo, Secretario General de la Delegación D-II-10, a los que responsabilizan de “divisionismo y desestabilización que sucedió en la Licenciatura de Educación Primaria (LEPRI) al convocar a una reunión sin el aval de la Sección 51…”

Los directores de las distintas licenciaturas, los directores de las escuelas anexas de Educación Preescolar, Primaria, Secundaria y Bachillerato, le recuerdan al Secretario General de la Sección 51 del SNTE, que “…se tenga presente que los integrantes del Colegiado de Directores del BINE somos miembros de la Sección 51 del SNTE”.

De manera reiterada, le exigen al SNTE, que: …se deje de desestabilizar a las instituciones con reuniones como la antes mencionada. Los afectados son los estudiantes, la SEP y el propio SNTE”.

Dicen los miembros del Colegiado que los acuerdos “…relevantes para nuestra casa de estudios sean tomados por las comisiones SEP-SNTE orgánica y legalmente constituidas”. Uno se pregunta ¿Por qué este Colegiado que presume de institucionalidad, no se dirige a dichas Comisiones y prefiere hacerlo a la instancia sindical en la figura del Secretario General de la Sección 51 del SNTE?

Los miembros del Colegiado, pretenden cobrarle la factura al Secretario General de la Sección 51 del SNTE, cuando le recuerdan: “Que en los pasados momentos de divisionismo, todos los directores del BINE, respaldamos á nuestra Institución Sindical, la Sección 51 del SNTE, y trabajamos de la mano con usted para superar ese difícil trance que tanto daño causó a los maestros y en general a la educación en nuestro estado”.

Se refieren desde luego, al movimiento sindical encabezado por los profesores del Consejo Democrático Magisterial Poblano en el invierno de 2008. En aquellos días, los profesores del BINE, aprovechando la cobertura de las delegaciones sindicales, decidieron en asambleas, incorporarse al movimiento en contra de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) y contra el liderazgo vitalicio de la profesora Elba Esther Gordillo al frente del Comité Ejecutivo Nacional del sindicato.

El rechazo a la política educativa impuesta por las burocracias del SNTE y la SEP, y la discusión e interés que propició el reclamo de democracia sindical y la defensa de la Educación Pública, asustó a los dirigentes sindicales que tuvieron que dar marcha atrás, a pesar de los reclamos de los trabajadores a sus dirigentes y la resistencia presentada en varias reuniones.

 El impulso del movimiento en el BINE contó con la cobertura de los representantes sindicales delegacionales y miembros de la Sección 51 del SNTE, que fueron los convocantes, en rebeldía con la dirección nacional del SNTE.

La reacción del Colegiado de Directores del BINE, tiene relación con la preservación de los privilegios que implica el manejo nada transparente de los recursos que se generan por las cuotas obligatorias que se imponen a los cerca de 3 mil padres de familia, a las ganancias que reportan mensualmente los negocios de las tiendas, y del transporte escolar, así como los recursos millonarios del Programa de Mejoramiento Institucional (ProMin).

El ilustre Colegio de Directores y su representación más autoritaria e intolerante ha puesto en movimiento un mecanismo de reacción inmediata y ha generado las condiciones para un enfrentamiento de los trabajadores –que supongo, son sindicato- contra los representantes formales del mismo en la delegación y el secretario del nivel de normales en la Sección 51, pero se olvidan de incorporar a sus demandas y a su lucha facciosa, un programa institucional que le permita al BINE transitar a un proceso de reestructuración y de impulso a procesos de gestión efectivos.

El Benemérito Instituto Normal del Estado vive momentos de involución institucional, en lo que se refiere a la renovación de las estructuras administrativas y de dirección al dejar que sean los líderes sindicales los que se encarguen  de designar e imponer a los directores del BINE, frenando la posibilidad de construir liderazgos comprometidos con los procesos académicos que cumplan con las tareas de la formación de docentes en nuestra entidad.

Nuestro Instituto reclama de una nueva dirección escolar que favorezca el aprovechamiento óptimo de los recursos humanos, financieros y materiales destinados a la prestación de los servicios de formación profesional, mediante el establecimiento de mecanismos de transparencia y fiscalización, que acabe con las redes de complicidad e  inmoralidad prevalecientes.

Los trabajadores deben valorar su participación en este conflicto y deben reclamar a sus dirigentes, el establecimiento de reglas claras en la designación y elección de los directivos del Instituto.

Es urgente frenar los procesos de simulación y nada confiables en la selección y el ingreso de estudiantes a las distintas licenciaturas del BINE, para que ingresen los jóvenes que tengan los conocimientos, habilidades y actitudes generales para la docencia, y no como ocurre actualmente,  donde los procesos son viciados para permitir el ingreso de los recomendados como parte de un escandaloso tráfico de influencias sindicales y de la política local.

El conflicto entre la representación sindical delegacional y la administración del Instituto, abre la posibilidad de reiniciar el debate hacia una política integral para la formación y el desarrollo profesional de los maestros de educación básica en el estado de Puebla, y es una oportunidad para continuar con las reformas iniciadas a nivel nacional desde 1996, con el Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales.

Hagamos votos para que no prevalezcan los intereses particulares y de facción que condene a nuestro Benemérito Instituto Normal del Estado a un nuevo ciclo de persecuciones y desgaste en el propósito que debe ser común por elevar los niveles académicos tan seriamente cuestionados en los procesos de evaluación institucional de sus estudiantes y profesores, pero también, de sus egresados que van a formar parte de las estadísticas de reprobación en los exámenes de oposición para ingresar al servicio docente.

El autor es profesor Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla        hernandez_luis21@yahoo.com.mx

 


 

Posted via email from Normalistas-México

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More