15 mayo, 2009

15 de Mayo: la victoria por la calle

Llegó por e-mail:

----------------------------


15 de Mayo: la victoria por la calle.

Luis Hernández Montalvo.

Son las 10:00 de la mañana, miles de maestros de Puebla, Oaxaca, Veracruz, Tlaxcala y del Distrito Federal se concentran junto al monumento ecuestre de Don Ignacio Zaragoza. Loa maestros de provincia han empezado a desplegar sus pancartas y carteles.

El sol primaveral esparce sus rayos con mayor intensidad, ante los ojos atónitos de un magisterio provinciano, abrumado por los edificios de esta inmensa capital, por los miles de vehículos que despiden toneladas de humo, que irrita la vista y las vías respiratorias. Estamos a un costado del metro Zaragoza, sorpresivamente nos invaden decenas, cientos o miles de vendedores ambulantes que pregonan sus productos: ¿chicles?, ¿kleenes?, ¿paletas?, ¿tepache?...

Son una parte de los millones de desempleados, niños y jóvenes que deambulan por la calle sin hogar y sin rumbo fijo, ahí están cotidianamente como llagas lacerantes del México moderno, los que por ley constitucional debieran permanecer en la escuela, en las salas de lectura, en los campos deportivos o en alguna academia de arte, es el México triste, brutal, ahí estaban los maestros confundidos con un pueblo sin futuro, vistiendo las mismas ropas, reflejando en el rostro la misma angustia.

La marcha se inicia, damos los primeros pasos, caminamos los primeros metros, adelante los agentes policiacos, con sus patrullas y sus libretas, donde toman sus notas, el informe al jefe superior del Departamento del D.F.

Se escuchan las primeras consignas ¡Maestro marchando, su día festejando! El primer contingente es encabezado por el sector IV de la dirección 4, de la sección IX. La primera manta tiene el siguiente mensaje: “Los maestros que luchamos por dignificar nuestra profesión, agradecemos a la comunidad escolar su valioso apoyo. Seguimos en pie de lucha”.

El recorrido se lleva a cabo por toda la calzada Zaragoza hasta el Zócalo, otras tres marchas, han salido a la misma hora en diferentes puntos de la ciudad, la primera de ellas, desde el metro Taxqueña, otra más, de Indios Verdes y finalmente la que sale del metro Auditorio Nacional. Todas las marchas confluyen casi al mismo tiempo en el Zócalo, son miles de maestros que han salido a la calle a festejar su Día para agradecer a los padres de familia su apoyo en el pasado movimiento que paralizó las actividades docentes por cerca de un mes.

A sus carteles por demanda de incremento salarial y democracia sindical, han agregado el diseño de diplomas, uno de ellos dice: “Nuestro más sincero agradecimiento a todos los padres de familia por su valioso apoyo desinteresado, que fue determinante en nuestra victoria parcial. La lucha apenas empieza, Escuela “David Alfaro Siqueiros”, Vespertina.

Los padres de familia también han hecho acto de presencia en esta marcha de la victoria, también llevan sus carteles “El maestro dio clases de dignidad y el pueblo de solidaridad, los que no apoyan tu lucha maestro, quieren maestros de primera con sueldos de quinta categoría y aún así, tu eres de primera en tu Día y en tu lucha estamos contigo. ¡Felicidades!, no dejes de luchar. Escuela 42, México –Japón.

No hemos caminado los cien metros, cuando escuchamos la súplica de un maestro poblano que pide caminar despacio para esperar la caravana de autobuses provenientes de las regiones de Atlixco, Tehuacan y de Izucar de Matamoros. Los maestros de Huauchinango llegaron puntualmente a la cita, llevan una manta que los identifica, antes de arribar a la estación del metro Aeropuerto, el contingente del magisterio poblano, se ha convertido en el más importante, más de medio kilómetro de maestros lanzan al viento sus consignas, el puño en alto, y otra vez un gran diploma con la leyenda: Diploma a los padres de familia por su solidaridad y apoyo al movimiento democrático del magisterio. Maestros de la escuela 42-216.

“Fin al paro pero no a la lucha. No a la privatización de la educación, sector 117”. De la fila poblana surge una consigna de auto consolación, que se refiere a que en Puebla no hay derrota, un maestro comenta con sorna “No hay derrota pequeña”. Este comentario da pie a una discusión en donde se cuestiona la existencia de la Comisión Negociadora d la Ciudad de México que representó a Puebla, sus errores –se comenta- son similares a los cometidos por la delegación de Michoacan.

Ahora se incorpora una delegación de Veracruz, en un banderín aparecen las siglas STENV, con la leyenda: “Por la justicia social a través de la educación, Sindicato de Trabajadores de la Escuela Normal Veracruzana de Xalapa”. Un grupo de maestros poblanos, integrantes de la delegación de Educación Especial, distribuyen una hoja volante que contiene un poema titulado “Reclamo o reflexiones en un quince de mayo”, escrito por un compañero de ellos.

La marcha continúa, el sol es cada vez más intenso, de pronto, de las vecindades, madres de familia, sacan de sus casas grandes peroles, garrafones de agua que la ofrecen emocionadas a los marchistas, sobre los árboles, grupos de niños exhiben pequeños carteles, uno de ellos dice: “Felicidades maestros, tus alumnos te apoyan”.

En tono sarcástico, con la tonada del buey de la barranca, se corea “Sacaremos a Elba Esther del magisterio…”

A nuestro paso por la editorial del magisterio “Benito Juárez”, los maestros se detienen y con el puño en alto lanzan la consigna: ¡Charros, charros, quedaron huerfanitos…! Y más tarde, frente a las oficinas del SNTE, en Venezuela 38, los maestros componen el estribillo: Puebla trae camotes para todos los charros”, casi frente al mercado Abelardo L. Rodríguez, las madres de familia aplauden, desde las ventanas se observan algunos carteles de felicitación y los niños sentados en la guarnición de la banqueta corren a saludarnos, se conforman con tocarnos cariñosamente nuestro cuerpo, hay júbilo el día del maestro.

Los maestros no sienten el cansancio, van con la frente en alto, con el pecho descubierto, yo diría que cubierto de una gran cantidad de afiches diseñados por ellos mismos, laureles, lápices, talones de cheque, boletas de calificaciones, pensamientos. Uno de ellos en forma circular, en la parte superior un niño pensativo con los brazos recargados en un pupitre cita la siguiente frase: “Maestro, no sé cómo decirte… que se educa con el ejemplo, lucha por ser libre y también yo lo seré”, otra más, “La medalla al mérito que dice 1er. Lugar democracia, fin del paro, mayo de 1989”.

Ya en el zócalo los contingentes se van colocando para escuchar a los oradores, a los trovadores de música jarocha con sus parodias a Jonguitud y Elba Esther Gordillo, con las leperadas Alvaradeñas potenciadas por la parte del sonido, la música y danzas de tarima de Tixtla, Guerrero, nunca antes la festividad del día del maestro había congregado en el zócalo del país a tantos maestros y tanta felicidad.

Allá en el piso los maestros de Zacatecas se han sentado para comer tacos fríos, huevos duros, son las 14:00 hrs, las maestras de Puebla son convidadas, otros más sacan sus tortas más adelante los de Morelos, los de Guerrero con sus antojitos regionales, y ahí a cielo abierto comparten sus pobrezas para mitigar el hambre y la sed, la inmensa mayoría de ellos no ha desayunado, los demás lejos han viajado buena parte de la noche, algunos han recibido auxilio médico, hay desmayados, pero nada de eso importa, los maestros están jubilosos, ha quedado fija en su memoria la lección de lucha sindical, de las verdaderas conquistas.

El próximo 30 de mayo los maestros de todo el país recibirán el incremento del 25%.

Otros maestros que se opusieron a la lucha, ahora extenderán la mano sin el menor recato, ellos no saben de los ha costado conquistar esta pisca de dignidad, este pequeño respiro que nos permita una o más días de sobrevivencia. Antes de terminar de escribir estas notas, mis ojos descubren nuevamente el poema del centro psicopedagógico No. 3 de Educación Especial en Puebla:

¡No! ¡Yo no quiero ser como tú!

“Apóstol de la educación” alegre y bueno.

En tu creencia ingenua

¡Ahora me llaman disidente!

A los que no les conviene que yo piense.

¡Yo no quiero ser como tú!

¡Quiero un mundo y una Patria Nueva!

¡No más miseria y hambre!

¡Basta de sacrificios y de andar de rodillas!

¡Basta de esclavitud de las ideas!

¡Y de hombres mutilados!

¡Quiero para mi Patria a hombres íntegros a hombres verdaderos!

¡Libres de pensamiento y obra con la frente en alto y la mirada altiva!

¡Quiero para mi pueblo para el mundo! a ¡HOMBRES! EN TODA LA EXTENSIÓN DE LA PALABRA.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

hernandez_luis21@yahoo.com.mx

Mayo 25 de 1989

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More