05 noviembre, 2011

para evitar la destrucción de nuestro planeta necesitamos desarrollar modelos de educación autosuficiente

para evitar la destrucción de nuestro planeta necesitamos desarrollar modelos de educación autosuficiente:



Las evidencias del calentamiento global se acumulan lentamente, así como los contaminantes que se acumulan en nuestras ciudades. Necesitamos cambiar nuestras conductas cotidiana, tratando de recordar de que solamente existe un planeta habitable en nuestro sistema solar. Si logramos que el planeta Tierra se transforme en un lugar inhóspito para los seres humanos no tendremos a donde ir. Ni los ricos ni los pobres podrán sobrevivir. El futuro de nuestro planeta necesita de un cambio de actitud y de mentalidad. Necesitamos utilizar energía alternativa:



Ahorro económico y el impacto ambiental son razones por las que las energías renovables están permeando con más fuerza en urbes como la Ciudad de México.
La energía fotovoltaica, a través de paneles solares que captan la luz del sol y la convierten en electricidad, ha llegado a los hogares mexicanos.
Instalar un kilowatt (KW) con paneles equivale a plantar 14.9 árboles y sacar de circulación a 2.14 automóviles.
En la Ciudad de México hay incentivos por usar sistemas alternativos de generación de energía, se otorga 20 por ciento de descuento en el impuesto predial.



Necesitamos desarrollar modelos educativos autosustentables:



La organización Unión de Ejidos de la Selva de Chiapas adoptará el modelo Educación autosuficiente para aplicarlo en escuelas de bajos recursos, mismo que se ha puesto en práctica en 26 países.
Este programa, creado por la Fundación Paraguaya, permite a las escuelas ser emprendedoras y financiarse para mejorar su propio entorno sin necesidad de depender de los recursos públicos. El modelo inició en la Escuela Agrícola San Francisco para niños y niñas de 15 a 19 años de la región del Chaco en Paraguay, con un terreno bueno para la agricultura y la ganadería.
La Fundación Paraguaya integró las enseñanzas de las escuelas tradicionales con el manejo de empresas rurales pequeñas en el mismo campus para proveer una plataforma para que los alumnos puedan desarrollar conocimientos financieros y actitudes como el liderazgo, para que al graduarse, puedan incluso emprender su propio negocio.



La vida humana requiere de un ambiente ecológico y saludable. Un ambiente agradable contribuye a disminuir la agresividad en las personas:



Un estudio realizado por académicos del Laboratorio de Ecología Social y Desarrollo Comunitario de la Facultad de Psicología de la UNAM concluyó que el efecto de la naturaleza en el funcionamiento social cotidiano de los seres humanos es de gran relevancia, sobre todo en algunos ambientes urbanos, donde la oportunidad de tener contacto con áreas verdes es limitada.
De acuerdo con María Montero, coordinadora del citado laboratorio, la exposición de los individuos a las áreas verdes tiene un efecto restaurador, funcional y psicológico.
“La psicología ambiental ha documentado, por ejemplo, que pacientes psiquiátricos muestran mejoría en sus patrones comportamentales cuando son expuestos a áreas soleadas con elementos de vegetación”.
Basados en este tipo de hallazgos, María Montero y Joel Martínez-Soto propusieron el concepto restauración psicológica asociado a la restauración ambiental, para documentar el efecto que tiene la naturaleza urbana en el funcionamiento emocional y cognoscitivo de los individuos, en su familia y en la comunidad. Asimismo, observaron que la exposición a áreas verdes tiene como efecto una restauración emocional en personas que muestran fatiga mental, que puede derivar en irritabilidad, impulsividad y, a veces, agresividad.



También necesitamos disminuir el uso del automóvil y utilizar el transporte público poco contaminante:



Estudiantes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) construyeron, haciendo uso de sus propios recursos, un prototipo de minibús que utiliza biodiesel, es ecológico y elaborado con material reciclado, además de que reduce aproximadamente 30% la emisión de gases con efecto invernadero.
El minibús fue desarrollado por un grupo de 15 alumnos y docentes de diversas facultades, entre ellas, la de Bellas Artes y la de Ingeniería campus San Juan del Río, además de las carreras de electromecánica, diseño industrial y mecatrónica.
El minibús tiene capacidad para 18 personas sentadas, es ergonómico, funciona con biodiesel reciclado y corre a una velocidad de alrededor de 90 kilómetros por hora.



¿Y que tipo de planeta deseas que habiten tus hij@s, sobrin@s o niet@s? ¿Cómo contribuyes a mejorar el planeta?

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More