10 abril, 2011

La retórica de los líderes del SNTE.




---------- Mensaje reenviado ----------
De: LUIS HERNANDEZ MONTALVO
La retórica de los líderes del SNTE.
Luis Hernández Montalvo.
Los medios impresos y electrónicos le dieron una amplia cobertura a la reunión de la Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación –SNTE,  del señor Fernando González Sánchez, Subsecretario de Educación Básica de la SEP federal y yerno de la señora Elba Esther Gordillo Morales y el señor Gobernador del estado de Puebla Rafael Moreno Valle Rosas, los cuales firmaron un “Convenio por la calidad educativa en la entidad”.
La prensa local y nacional resumen las intervenciones de los líderes sindicales y del señor Gobernador de la entidad y hasta ahora no sabemos si el señor Fernando González Sánchez vino en representación del señor  Alonso Lujambio Irazabal, Secretario de Educación Federal, o si solo acudió a la entidad como acompañante familiar de la señora Elba Esther Gordillo.
En las declaraciones públicas de líderes y funcionarios no hay ideas nuevas, por lo contrario, dejan dudas. En el evento de referencia se dijo que habrá una derrama económica de más de 1500 millones de pesos para “elevar la educación en Puebla” y en los excesos retóricos se dijo también que con este convenio, se pretende colocar a Puebla como un referente nacional sobre la calidad de la educación. No explicaron si los 1500 millones de pesos  son adicionales al presupuesto anual destinado a la educación pública local, y si estos recursos los aportará la federación, el gobierno local o la Presidenta del SNTE.
Lo único que sabemos es que de los 1500 millones de pesos, 420 millones serán destinados para impulsar los 12 programas de la SEP local, mientras que los restantes 1000 millones, se destinarán a la infraestructura escolar para las 217 presidencias municipales en Puebla. ¿Alguien puede explicar de qué se trata? ¿Los recursos económicos serán administrados por la SEP local o por los 217 presidentes municipales? ¿Y los 80 millones que restan? ¿Acaso son para el pago de los servicios del SNTE?
Los discursos improvisados de los líderes y gobernantes reflejan una retórica gastada, las frases se repiten desde 1992, -y más atrás, desde 1970- con la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica –ANMEB.
 Que si la actualización del sistema educativo y de la calidad de la educación, la equidad, la seguridad integral de la educación básica mediante el reforzamiento del idioma inglés, la superación del rezago educativo, mediante el acceso a las aulas dignas y la instrucción de calidad y los “mentores comprometidos con la evolución social de los alumnos”. El discurso y las palabras perdieron aliento y credibilidad política entre los profesores y en la sociedad.
Políticos y líderes del SNTE vuelven a sacar el cadáver pestilente de 1992, cuando dicen que ahora sí, en Puebla habrá reconocimiento social a los maestros poblanos. Solo como referencia para refrescarles la memoria, cito a continuación lo relacionado a este renglón de la política educativa nacional, en el Acuerdo Nacional de 1992.
“El protagonista de la transformación educativa de México debe ser el maestro. Es el maestro quien transmite los conocimientos, fomenta la curiosidad intelectual y debe ser ejemplo de superación personal. Es él quien mejor conoce las virtudes y debilidades del sistema educativo. Sin su compromiso decidido, cualquier intento de reforma se vería frustrado. Por ello, uno de los objetivos centrales de la transformación educativa es revalorar la función del maestro.
 
El maestro debe ser uno de los principales beneficiarios del nuevo federalismo educativo y la nueva participación social en la educación. La revaloración de la función magisterial comprende seis aspectos principales: la formación del maestro, su actualización, el salario profesional, su vivienda, la carrera magisterial y el aprecio social por su trabajo.” -Verdad de Perogrullo.
 
La diferencia entre los discursos del pasado fin de semana y el de 1992, es que se trataba de un acuerdo nacional, que llegó a tener algunos rasgos de política de Estado y no de acuerdo político local.
 
La primera sorpresa salta a la vista. Los líderes y políticos, ni por asomo, hacen referencia a la evaluación del ANMEB, no nos explican por qué a casi 20 años, se sigue insistiendo en buscar “el reconocimiento social al trabajo de los maestros y si este se logrará con acuerdos políticos al margen del magisterio y la invocada sociedad.
 
Se sigue insistiendo después de más de treinta años en buscar la calidad de la educación, pero los profesores pueden constatar el abismo que hay entre las orientaciones impuestas en planes y programas de estudio de educación básica y la práctica profesional de los maestros en las aulas, y sería bueno preguntar si los maestros estamos capacitados para elaborar proyectos curriculares para desarrollar un pensamiento pedagógico profesional propio.
 
¿Con qué autoridad política y moral vienen los líderes y la administración a decirnos que en Puebla, se va a lograr el objetivo que se planteó el SNTE en 1992, y que es lograr el reconocimiento social de los profesores? ¿Y el resto de las entidades? ¿Y el federalismo educativo? ¿Qué rubros contempla tan ambicioso programa y en qué tiempo se lograrán las metas que se lleguen a proponer?
 
Elba Esther no está interesada en la educación pública, ni en los profesores que se mueren de hambre por los raquíticos salarios y la falta de oportunidades profesionales de carácter institucional, no, está en la perspectiva de la acumulación de fuerzas con miras al proceso electoral de 2012. Hay la sospecha de que logró influir  en la designación del candidato del PRI a la gubernatura del estado de México, Eruviel Ávila y descarrilar la propuesta del gobernador Peña Nieto y del grupo Atlacomulco, donde se encuentra su viejo rival el licenciado Emilio Chuayffet  Chemor, con habilidad, desde los hilos que tejen fino el nuevo poder de la maestra, desde la designación del Presidente del PRI, su amigo Humberto Moreira Valdés.
 
 La coalición del PRI, Partido Verde Ecologista  de México y el Partido Nueva Alianza, aseguran la participación masiva de los maestros en el proceso electoral del estado de México, que se enfrentará a una oposición extraviada y confrontada y sin capacidad de respuesta competitiva.
 
Los acuerdos en Puebla son un pálido reflejo de la ruptura entre la SEP y el SNTE, mientras la Presidenta del SNTE hacía política electoral en Puebla, el señor Alonso Lujambio Irazabal, llamaba desde su soledad en la ciudad de México a renovar la SEP, como la mejor forma de festejar sus 90 años de historia. Lujambio reunido con una élite de intelectuales orgánicos, académicos y líderes mundiales, clausuraba el Foro Educación y Valores para la Convivencia del siglo XXI. Los profesores estuvieron ausentes, pero otros hablaron de su trabajo y sus responsabilidades. Los líderes mundiales cobraron jugosos salarios, disfrutaron de hospedaje en lujosos hoteles y les pagaron su traslado desde sus lugares de origen y los viáticos para que disfrutaran su estancia en nuestro país, desde esta posición cómoda, repitieron sus discursos, que lo mismo dicen en universidades de América y Europa y en encuentros como el de la ciudad de México, la ausencia de los maestros de México fue notoria.
 
Y mientras en el escenario montado para la firma del convenio, líderes y funcionarios se obsequiaban sonrisas y apretones de manos, se burlaban de la administración local que apenas  la semana anterior se enteró que debe convocar y organizar el desfile del 5 de Mayo y en su confusión, tuvieron que llamar a los operadores políticos de la anterior administración para organizar  un evento que pone nerviosos a los funcionarios que vienen de la ciudad de México, Veracruz y de otras entidades.
 
Los nuevos funcionarios no se explican por qué en los últimos días de la anterior administración  se firmaron nombramientos de plazas con las categorías más altas en bachilleratos y en escuelas de educación superior para sus más leales colaboradores, y mientras tanto, los funcionarios acumulan en sus escritorios cientos de expedientes sin saber que responder.
 
Cuando fueron enterados de su responsabilidad en la organización del desfile del 5 de Mayo, se sorprendieron que la SEP entregara 50 mil pesos a los directores para el diseño de los carros alegóricos y decidieron rebajar la cantidad a solo 25 mil, pero alguien los alertó de que enfrentarían la rebelión de los señores directores de escuelas que asisten al desfile con carros alegóricos y también están preocupados por las declaraciones públicas del  señor Luis Maldonado en lo que se refiere a las “universidades patito”.
 
 Ésta  es la administración que viene a colocar a Puebla como referente nacional para la elevación de la calidad educativa, sostengo, la retórica educativa se desgasta y pierde credibilidad.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More