17 octubre, 2010

Vivir el centenario desde la escuela

Vivir el centenario desde la escuela.
 

Luis Hernández Montalvo.

“Si no entendemos la base donde ejercemos nuestra acción, desde cuando nacemos, hasta cuando morimos, es imposible entender la totalidad que es el país”. (Enrique Díaz Paniagua).

Profesores de Educación Básica de las poblaciones de San Felipe Torres Mochas, de Silao, y de Apaseo el Grande, viven con dignidad su exclusión del debate educativo en el estado de Guanajuato.

Un día que nadie recuerda, decidieron investigar el nombre de su escuela, y encontraron que Don Cándido Navarro fue profesor de educación primaria y director de escuela, pero también General Revolucionario, egresado del Instituto Metodista de la ciudad de Puebla, hoy Normal México, originario del estado de Guanajuato y destacado luchador anti reeleccionista contra Porfirio Díaz.

Esta es su primera referencia, conocer el origen del nombre de su escuela y apropiárselo, para esto, se reunieron varios profesores en domicilios particulares y buscaron las fuentes de información, participaron sus alumnos, localizaron la casa donde nació y ahora tienen material suficiente para celebrar dignamente el Primer Centenario de la Revolución Mexicana.

Dice don Enrique Díaz Paniagua que nuestro país está conformado por muchos tipos de comunidades y municipios, alrededor de 2000, cada uno de ellos con una personalidad, un carácter propio, cada uno tiene una definición  y ese carácter  y esa definición, - solamente es comprensible si se ejerce una relación directa inmediata entre el sujeto y el objeto, en este caso el Municipio.

El hecho de buscar el origen del personaje de una escuela primaria, ha propiciado nuevas iniciativas del magisterio de una región importante del Estado de Guanajuato y ya se han dado a la tarea de recorrer los múltiples asentamientos prehispánicos en la región, recorridos que hacen con sus alumnos, rompiendo con los monótonos contenidos del Programa y buscan rehacer su propia ruta de la Independencia, acercando a los niños y jóvenes a las fuentes, a los lugares, monumentos y casonas en un lugar rico en tradiciones, historias y leyendas.

La iniciativa de los profesores ha ido creciendo y ahora están en la disyuntiva de recuperar las figuras de José Alfredo Jiménez, de la poetiza Margarita Paz Paredes –me dice mi informante que los profesores quieren recuperar la historia de un solo Apaseo el Grande- En sus indagaciones se encuentran que Jorge Ibarguengoitia, Antonio Plaza y Octavio Paz son originarios de la Ciudad de Guanajuato y   todo a partir de una escuela que buscaba conocer el origen de su nombre.

Los profesores buscan recuperar a sus personajes, de la historia nacional, para su historia local, repito, desde la escuela, desde el trabajo escolar, despojado de teorías que pocos profesores logran comprender.

Ya tienen varios días discutiendo los profesores del norte del estado de Guanajuato como incorporar la figura de José Alfredo Jiménez a la escuela, las letras de sus canciones que ayudaron a construir una parte importante de la identidad del mexicano, de nuestro nacionalismo  -desde luego sin el tequila-, que también es regional, con el estado de Jalisco, también quieren explicarse por qué Chavela Vargas, sin ser mexicana, canta las canciones de José Alfredo.

En forma simultánea, varios políticos del estado de Guanajuato reivindican su amistad con José Alfredo y cada año, en su aniversario luctuoso se pasan una velada en su tumba, cantando sus canciones y tomando tequila, así desde que anochece, hasta que amanece.

Los profesores se andan con cuidado, saben que José Alfredo, es un personaje típico mexicano, de eso no tienen duda, el problema es como lo hacen compatible con la defensa de los derechos humanos de las mujeres y el contenido de sus canciones. José Alfredo, nunca recibió una clase de educación musical, el tarareaba sus canciones y otros la trasladaban al pentagrama, otros la escribían.

Todo indica que el gobierno panista ya se dio cuenta de estas iniciativas que vienen desde abajo, desde la sociedad, y ya se adelanta y se apropia del nombre de José Alfredo para bautizar el aeropuerto de Guanajuato.

Los profesores de Abasolo, Ocampo, San Felipe, Santa Lucía y Acámbaro, rescatan una ruta arqueológica para las escuelas, por su cuenta, frente a la indiferencia de la autoridad y el desánimo de muchos educadores de la región y del país, estos, construyen cosas desde la práctica, desde el abandono y la exclusión de su sindicato y la SEP. Este es el trabajo de esfuerzos individuales, iniciativas de grupos de profesores de una escuela, de un municipio, de una región.

En los próximos días aparecerá una convocatoria de los amigos de José Alfredo, seguramente discutirán su vigencia después de muerto, su influencia en grupos de Rok, en un encuentro de padres y maestros, discutirán como apropiarse de José Alfredo en la escuela, sin alcohol, -en la casa museo del compositor y antes cárcel donde los presos fueron liberados por Miguel Hidalgo.

Me dice un amigo de aquellas tierras, que los profesores están pensando cómo llevar a los alumnos al campo, a convivir con los campesinos y granjeros, a trabajar en la tierra, a cuidar los animales, fuera del ambiente urbano, supongo que se trata de profesores rurales. –de la misma manera como lo hacen los niños y jóvenes de Japón o los universitarios que solían trabajar en los periodos de zafra, en la isla de Cuba, o como lo hacían los niños mexicanos en las parcelas escolares, a principios del siglo XX.

Tal vez, los profesores no se han dado cuenta lo que se traen entre manos, pero supongo que de continuar, pueden romper el cerco burocrático y monopólico de la SEP, iniciar un poderoso movimiento pedagógico que  cimbre la modorra en que nos  encontramos miles de profesores en el país y un día podrán decir: Yo soy profesor de Guanajuato y una nueva realidad se escribirá en la Escuela Pública de México.

Yo espero que me lean algunos profesores de mi país y me envíen sus comentarios al correo electrónico que hago público en esta nota o que se inscriban como amigos de mi cuenta en facebook. Iniciativas como la comentada, nos indica que el Centenario puede vivirse desde la Escuela, sin el oropel ramplón de Televisa y el despilfarro millonario que realiza la SEP pagando a extrajeros para distraer a la población agobiada por la violencia y la inutilidad del Congreso de la Unión.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla   hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More