13 agosto, 2010

Otra vez las Escuelas Normales.

Otra vez las Escuelas Normales.

Luis Hernández Montalvo.

La profesora Elba Esther Gordillo, Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, ha vuelto a insistir en una reforma a las escuelas normales. Sus declaraciones se dieron en el marco del seminario: La nueva sociedad. Una nueva educación y una nueva política.

Frente a las organizaciones de la iniciativa privada, se narra en la crónica de la Jornada, encabezados por Claudio X. González, Presidente de Fundación Televisa, de la agrupación Mexicanos Primero y de la Unión de Empresarios para la Tecnología Educativa; la profesora sostuvo:

“la crisis está en las normales. Ahí es donde necesitamos una reforma de fondo. Hay entidades que tienen 40 y hasta 45 de estas instituciones, y el estado de México es un ejemplo, de normales, pero patito, de las que egresan un montón de jóvenes que no saben qué es ser maestro”.

Al concluir su participación en el foro, Gordillo Morales continuó el debate con Claudio X. González, en uno de los pasillos del hotel donde se realizó el encuentro, ahí le explicó que “ya no puede haber maestros todólogos”.

“Hablamos de ciencias duras en primaria –indicó– con profesores que dominen estas asignaturas, pero a las normales no vas a mandar más de 50 o 25. Hemos planteado muchas veces a las autoridades que si se cierran algunas de las normales rurales va haber mucho alboroto de los jóvenes. No se olviden que las normales rurales han sido semilleros de guerrilleros, pero si no hacemos esto van a seguir con lo mismo”. (Laura Poy Solano, periódico La Jornada, viernes 6 de agosto, p. 35).

Dice la profesora que las Escuelas Normales requieren “una reforma a fondo”, pero hasta dónde tengo memoria, las Escuelas Normales, y en general el sistema de formación docente, han estado sujetos a múltiples reformas desde la década de los setentas. Los profesores que cumplimos 35 años de servicio docente, nos formaron en los programas de las reformas impulsadas por la política desarrollista de las décadas de los 40 a los 70.

Durante este periodo, la educación estuvo preocupada por construir una escuela para la unidad nacional. Durante tres décadas se puso el énfasis en formar a los profesores como técnicos de la educación y los planes y programas, tanto los de formación docente, como los de educación básica, estaban orientados a contribuir a la industrialización del país.

La expansión de la matrícula de la educación primaria y la demanda de profesores para atender este nivel, provocó un fenómeno de masificación de las escuelas normales y la proliferación de las escuelas normales particulares, a las que la profesora llama en forma despectiva como “normales patito”.

En este proceso, no ha sido ajeno el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, o mejor dicho los líderes del sindicato que se han beneficiado con los registros de varias de estas instituciones, en donde se trafica toda clase de favores, desde la venta de calificaciones, títulos, y plazas.

Dos fenómenos podemos observar de este proceso de transformación del sistema formador de docentes en los últimos 30 años. Por un lado, la caída del nivel académico de las escuelas normales y por otra parte, la intensificación de los conflictos de los egresados con las administraciones federal y estatal, principalmente en lo que se refiere a la asignación automática de plazas a los egresados de las escuelas normales.

Durante la década de los setenta tenemos, por lo menos, los programas de formación docente denominados: Plan 75 y 75 reestructurado, en marzo de 1984, se crea el grado de licenciatura en las escuelas normales y paralelamente, se establecen los bachilleratos pedagógicos, que resultaron ser un parche mal pegado a las escuelas normales, hasta su desaparición, años posteriores.

En 1991, la SEP expide el Acuerdo 159 por el cual los Centros de Bachillerato Pedagógico, cambia de denominación por el de Centros de Estudios de Bachillerato. De esa manera, Escuelas como el Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla, llegó a tener tantos Bachilleratos Pedagógicos como licenciaturas se impartían en la institución.

Los cambios se producen casi una década después de haberse creado los Bachilleratos Pedagógicos, pero no se pudo avanzar en una racional reestructuración del sistema formador de docentes, sobre todo, a partir de 1992, con la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica y por añadidura a la educación normal y la que tiene que ver con la formación y profesionalización de docentes.

Como parte del Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000, se inició desde agosto de 1996, el Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales.

Este trabajo de reforma, básicamente estuvo a cargo de la Dirección General de Normatividad, que entre sus múltiples atribuciones, estaban las de: I.- Proponer normas pedagógicas, contenidos, planes y programas de estudio, métodos, materiales y auxiliares didácticos e instrumentos para la evaluación del aprendizaje de la educación inicial, especial y básica -preescolar, primaria y secundaria- que se imparta en el país y difundir los aprobados; y desde luego, los que tienen que ver con las Escuelas Normales.

Con la derogación de la Dirección General de Normatividad el 2002, se cierra un ciclo de reformas y se inicia un proceso de parálisis e involución en el proceso de transformación de las normales, y un ejemplo de ello, está reflejado en la Red Normalista, una página electrónica que no mueve a los miembros de la comunidad normalista.

Administrativa y académicamente, las Escuelas Normales dejaron de formar parte de la Sub Secretaría de Educación Básica y Normal, para integrarse a la administración de la Sub Secretaría de Educación Superior.

A solo dos años para que culmine la actual administración, todo parece indicar que se vislumbra una nueva reforma curricular, para introducir el modelo pedagógico por competencias, en donde se perfila un nuevo movimiento de resistencia de varios profesores de las Escuelas Normales.

Entonces, como podrán ver, por reformas no hemos parado en todo el siglo XX y lo que va del nuevo siglo. El problema central, es la falta de continuidad de las políticas sexenales en el campo de la formación docente y solo para ilustrar lo anterior mencionaremos algunos puntos:

Durante el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, (ANMEB),el proceso de descentralización no pudo avanzar en la integración de verdaderos sistemas estatales de educación pública, que integraran en cada entidad federativa los sistemas estatales y federal de educación, si bien se construyeron administraciones locales, se mantienen las estructuras de ambos sistemas de manera desarticulada, y por consiguiente, cada administración local no pudo avanzar en la integración de un sistema integral de formación docente.

A lo anterior, habría que sumarle el rezago que deja la reforma de 1984, cuando las escuelas normales se convierten en instituciones de educación superior, sin embargo, se mantienen las definiciones de Escuelas Normales y Escuelas Normales Superiores.

Simultáneamente a lo anterior, se mantienen a las escuelas normales como instituciones separadas por la especialidad o licenciatura que imparten; así tenemos Escuelas Normales de Educación Física, Escuelas Normales de Educación Preescolar, Escuelas Normales de Educación Primaria, las de educación especial, las de telesecundaria y las normales superiores que imparten las licenciaturas con las distintas especialidades para la docencia en la Educación Secundaria.

Solo para demostrar lo caótico del sistema formador de docentes, sin mencionar a la Universidad Pedagógica Nacional, pues una es la unidad central de Ajusco con sus rectores, licenciaturas y posgrados y otra cosa muy distinta las Unidades en cada entidad.

El otro gran problema de las Escuelas Normales radica en los líderes del SNTE, que controlan la contratación de los profesores, que designan a los directores de las escuelas, que impiden el funcionamiento de los colegiados de las distintas academias y cualquier intento de crítica que cuestione el poder absoluto de los liderazgos sindicales y la corrupción en el manejo de los recursos propios y los de carácter institucional como el PROMIN, que con la nueva administración de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE), no se han podido integrar mecanismos de fiscalización y transparencia en el manejo de los recursos económicos destinados para el Programa de Mejoramiento Institucional de las Escuelas Normales.

Habrá que decirle a la profesora Elba Esther Gordillo que ninguna reforma a las Escuelas Normales prosperará, mientras los líderes del SNTE vean a estas instituciones como botín, mientras que prevalezca la ética de la rapiña, mientras se envilezcan las relaciones laborales, porque la simulación del trabajo académico es producto de los intereses burocráticos, en donde el dinero y la politiquería, impiden el sano desarrollo de las Escuelas Normales de todo el país.

Otro de los cuestionamientos de la profesora Elba Esther, tienen relación con las afirmaciones temerarias y de delación, en el sentido de que las Escuelas Normales Rurales, son semilleros de guerrilleros, en un momento de crispación política y de violencia que ya ha cobrado más de 30 mil vidas de mexicanos, tanto de lo que se conoce como delincuencia organizada, como de soldados, policías, candidatos de elección popular, funcionarios y ciudadanos inocentes. De esto me ocuparé la próxima semana.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla hernandez_luis21@yahoo.com.mx

2 comentarios:

Excelente artículo. Al parecer a lo que "ellos" llaman "reformas" no es otra cosa que convertir todo a sus intereses, incluso y de acuerdo a lo que expresa "la lideresa" hacer una reforma en las normales significa desaparecerlas. Bastante triste el pensar de la cúpula del SNTE.

Recordemos que el estado actual de la formación normalista se debe a las reformas que la clase burguesa hegemonica a implantado en el normalismos nacional.

Todo iva bien desde de la revolucion mexicana y los lideres posrevolucionarios quienes confiaron el desarrollo de México en el normalismo y las ESCUELAS NORMALES RURALES Y LOS MAESTROS RURALES, quienes hacian patente en sus acciones y su ideologia la "transformacion dialectica" del medio rural mexicano apoyando al pueblo en todo momento (Ejemplo: Lucio cabañas, etc.); pero como era de esperarse con los gobiernos de cortines, eceheverria, etc. aplicaron reformas para "eliminar los nidos de guerrilleros" (era el discuros oficial) por lo que se crearon los Centros regionales en donde se elimino las materias de formacion filosofica, y claro la iniviativa privada las normales privadas.

Sin embargo LA FUERZA DEL HABITO MARXISTA de los maestros rurales y los egresados de los CREN han mantenido el "lapsus" de la memoria "marxista" y peor áun la terrible consigna de "unidad y organización" que les a generado resitencia de los pueblos que justamente defienden sus tierras y derechos comunales de explotacion de los recursos naturales.

Entoces es necesrio reconstruir de fondo el normalismo nacional mediante normales privadas para formar "profesores chambistas" que no tengan una conciencia de clase y sobre todo opresores del pueblo debido a la gratitud a sus "formadores" los burgueses. Algo asi como sucede con los "Yunque" y el opus dei.

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More