03 julio, 2010

La escuela pública y el culto religioso.

La escuela pública y el culto religioso.

Luis Hernández Montalvo.

La generación de alumnos de la Escuela Primaria Federal “Liberación”, del poblado de San Nicolás Tetitzintla, Tehuacán Puebla, de 1968, decidió no realizar una misa de acción de gracias y no incluir el vals en el festival de fin de cursos.

Desde luego, los alumnos comprendíamos la importancia de esta decisión, si bien es cierto que un porcentaje importante de los estudiantes eran menores de edad, también es cierto que había estudiantes con la mayoría de edad para decidir con absoluta libertad lo que mejor nos convenía.

El profesor Pedro Martínez Morales, también había contribuido en nuestra formación cívica. En el aula los alumnos podíamos leer revistas ilustradas sobre historia nacional, desde las primeras migraciones del norte del país, hasta las culturas asentadas en Mesoamérica, y en la bodega se encontraban textos de ciencias e historia de la década de los años treinta, que leíamos con avidez y asombro.

El profesor siempre cuidó no mezclar los contenidos escolares con los de cualquier culto religioso, de esa manera garantizaba la libertad de conciencia y permitía la convivencia entre católicos y cristianos bautistas en un mismo salón de clases.

El hecho tiene relevancia, porque, a pesar de las Leyes de Reforma de la segunda mitad del siglo XIX y lo dispuesto en el Artículo 3º de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, que establece, en el Capítulo I, el carácter laico de la educación:

“Garantizada por el artículo 24 la libertad de creencias, dicha educación será laica y, por tanto, se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa;
(reformado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 05 de marzo de 1993)”. En nuestro país, la educación pública no es completamente laica como lo manda la ley.

Son los directores de las escuelas de Educación Básica los que promueven las misas de acción de gracias por el fin de cursos, esta práctica es común tanto en las escuelas de los pueblos, como en las escuelas de las ciudades. Son los directores de escuela, los que imponen a los padres de los alumnos el costo del derecho a dar gracias por haber concluido los estudios de educación básica.

A tal grado llegan las cosas, que ya existen agencias especializadas que promueven la venta de paquetes de fin de cursos. El costo varía según las posibilidades de los padres. Una misa en catedral, una cena baile en un hotel y un festival de graduación en un salón especial. Ponga como ejemplo una escuela con 300 estudiantes que terminan sus estudios, con una “cuota voluntaria de 500 pesos” por alumno y por cada uno de sus familiares que lo acompañen.

A lo anterior, habrá que agregar los gastos del uniforme de gala para el festival y el traje de noche para la cena baile, sin contar las cuotas extraordinarias que los directores de escuela imponen a los padres para comprar el recuerdo de la generación para la escuela.

Mientras esto ocurre en los festivales de fin de cursos como una práctica normal, contrastan los discursos de directores de escuela, profesores, líderes sindicales y funcionarios de educación sobre el contenido del Artículo 3º, exacerbado por los festejos del centenario de la Revolución Mexicana y por el interés de captar el voto de los electores, a los que se les promete cubrir los gastos de los padres de familia con útiles y uniformes escolares gratuitos, techar las escuelas que no lo están, construir laboratorios y salas de cómputo, para que los estudiantes aprendan ciencia en forma experimental.

Los profesores abandonarán la enseñanza rígida de la química y la física en los pizarrones, como ocurre actualmente, y luego nos quejamos porque los estudiantes no se entusiasmen por las ciencias naturales ó exactas, apenas compensado por el rollo del “aprendizaje significativo”, la enseñanza por competencias y el aprendizaje constructivista, pasando, desde luego por los niveles de conciencia del teólogo jesuita Bernard Lonergan

Los padres de familia, después del 4 de julio, no tendrán que preocuparse en aportar cuotas a los directores, para comprar computadoras, ahora cada estudiante y profesor contarán con una máquina propia y con servicio de internet en forma gratuita, y en cada escuela la enseñanza de los profesores y el aprendizaje de los alumnos estará orientado por el modelo escolar basado en competencias. Por fin, el contenido del Artículo 3º dejará de ser una vieja aspiración para convertirse en una realidad, cuando establece, que:

II. El criterio que orientará a esa educación se basará en los resultados del progreso científico, luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios. –ya no habrá voto corporativo, los profesores podrán decidir democráticamente en su sindicato y por arte de magia, tendrán opinión en los Consejos Escolares, si algún dia llegan a funcionar.-
( reformado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 05 de marzo de 1993).

Si, estimado lector, por fin dejaremos las simulaciones y la ética de los profesores y de cada uno de los miembros de las comunidades escolares será congruente con lo que consideramos uno de los mejores logros de la república.

La educación laica será una condición del desarrollo libre de los mexicanos, sobre todo, porque es necesario garantizar la libertad de conciencia, en una sociedad en donde la religión casi única, da paso al pluralismo religioso, porque, los ciudadanos ejercerán su voto en la construcción de un sistema de vida democrático, que exprese el pluralismo social y político, basado en la comprensión de los fenómenos de la evolución propia de la sociedad y no en la compra y venta de las voluntades y aspiraciones de cada individuo.

En términos de definición, el laicismo es la doctrina que defiende la independencia del hombre, de la sociedad y del Estado de toda influencia eclesiástica ó religiosa (WordReference.com)

Dos siglos no han sido suficientes para garantizar una educación laica en nuestro país y son las escuelas pública y privada como instancias culturales, las responsables de reproducir prácticas de simulación y es en la escuela donde no tenemos asegurada una educación que nos posibilite construir un gobierno que respete las garantías individuales y los derechos humanos de cada uno de los habitantes del México del siglo XXI.

Por otro lado, el capítulo IV del artículo 3º Constitucional garantiza que: “Toda la educación que el Estado imparta, será gratuita”.

En los días que transcurren, arrecian las protestas de los padres de familia contra el abuso de los directores de escuela que les imponen cuotas escolares extraordinarias por cada alumno que egresa de la educación básica.

En las próximas semanas, los padres tienen que hacer gastos para saciar el apetito y la ambición de los directores de escuela, que impondrán cuotas de inscripción, para el mantenimiento de los edificios escolares, sin que directores y asociaciones de padres de familia le rindan cuentas a nadie. ¿Y los millones de pesos del presupuesto educativo destinados para el mantenimiento de los edificios escolares?

Son estos intereses los que dominan la moralidad de los profesores, por eso durante 18 años no ha sido posible construir los Consejos Escolares de Participación Social, por eso, la transparencia y la rendición de cuentas en las escuelas es unja utopía, que no podrá resolver la administración del licenciado Alonso José Ricardo Lujambio Irazabal, desde la soledad de sus oficinas y en su aislamiento de la escuela pública.

El artículo 3º, es letra muerta. El mercantilismo, la reconquista de la iglesia de los fueros arrebatados por las Leyes de Reforma, principalmente en el campo de la formación de los ciudadanos, nos impone nuevas tareas como una necesidad de patriotismo que dejamos que se extraviara por las conveniencias de la clase política que gobierna nuestra nación:

Articulo 3o.- todo individuo tiene derecho a recibir educación. el Estado -Federación, estados, Distrito Federal y municipios-, impartirá educación preescolar, primaria y secundaria. la educación preescolar, primaria y la secundaria conforman la educación básica obligatoria.
(reformado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 12 de noviembre del 2002)

La educación que imparta el estado tendera a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la patria y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia.
(reformado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 05 de marzo de 1993).

El Estado, incluyendo al gobierno federal, el de los estados y municipios, no cumplen con la ley, lo mismo ocurre con el Congreso de la Unión y las legislaciones locales, todos somos responsables de que la escuela no cumpla con sus funciones de formación de ciudadanos y hombres útiles para el desarrollo económico de México.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla. hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More