19 julio, 2010

Trasnacionales, beneficiadas con millones del erario

---------- Mensaje reenviado ----------
De: CENCOALT
18.07.2010

CONTRALÍNEA 191

Trasnacionales, beneficiadas con millones del erario


Erika Ramírez






La administración de Calderón Hinojosa entrega más de 1 mil 200 millones de pesos a trasnacionales mediante el Subprograma de Apoyo a la Pignoración, revelan informes oficiales. La asignación de recursos extraídos de Aserca a favor de Cargill, Minsa, Bachoco, entre otras, corresponde a una estrategia “errática” que ha desarrollado el gobierno federal en detrimento del campesinado mexicano, muestran investigaciones




El gobierno federal entrega más de 1 mil 200 millones de pesos a 100 agroindustrias y trasnacionales por almacenar la producción de maíz blanco de los campesinos mexicanos. Entre las 15 empresas que acaparan los recursos del erario, se encuentran la estadunidense Cargill y las mexicanas Minsa, Bachoco y Ganadería Integral Vizur, estas dos últimas son de personajes involucrados en la política del país.


Los recursos millonarios han sido pagados anualmente a estas compañías desde que, en 2001, Vicente Fox ordenó la liquidación de la Productora Nacional de Semillas (Pronase) –dedicada al almacenamiento y producción de semillas–, arguyendo la bancarrota de la paraestatal.

Desde 2005, Contralínea ha documentado la concesión de millones de pesos a estas compañías mediante subsidios por comercialización y fletes, así como la aprobación de proyectos tecnológicos para obtener estímulos fiscales.

Ahora, la asignación de recursos se justifica con el Subprograma de Apoyo a la Pignoración, término utilizado por las autoridades para “poner a disposición de las organizaciones de productores y de compradores un instrumento que permita retirar temporalmente del mercado los excedentes estacionales de frijol, trigo, maíz y sorgo”, según indican los objetivos del programa.

Es con este esquema que Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca) –órgano descentralizado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa)– dotó de 1 mil 234 millones 234 mil 160 pesos a 100 empresas y organizaciones agropecuarias.
De los más de 1 mil 200 millones, el 85 por ciento fue acaparado por 15 compañías, es decir, unos 1 mil 52 millones 705 mil 939 pesos, revela el Concentrado y estatus de las empresas participantes, al 15 de octubre de 2009, elaborado por la Dirección de Pagos a la Comercialización de Aserca.
La asignación de recursos corresponde a la “pignoración” de maíz blanco cosechado en el ciclo otoño-invierno de 2006 y 2007, que se levantó sólo en dos entidades del país: Sinaloa y Sonora.
Programas para los grandes

El órgano descentralizado de la Sagarpa informa, a través de su página de internet: los “apoyos” tienen el “fin de equilibrar la oferta y demanda regional de los productos, induciendo con ello al alza del precio de estos productos en beneficio del ingreso del productor”.

La Focalización de los subsidios a los granos en México, investigación realizada por Cristina Stefen Riedeman, de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa (UAM-I), asegura que las políticas neoliberales adaptadas al campo –desde el gobierno de Miguel de la Madrid– son “reflejo de la decisión oficial de abandonar su protección a la producción nacional de alimentos básicos”.

La académica, quien imparte la materia de sociología rural en la UAM-I, afirma que los programas creados a partir de esa administración, y hasta la actualidad, han sido insuficientes y erráticos, ya que no están orientados hacia el productor pequeño, sino hacia los grandes consumidores, “los cuáles sólo han respetado los precios cuando el gobierno les otorga subsidios que al menos les aseguren que pagarán un precio equivalente al que obtendrían por el producto en el mercado internacional”.

En su investigación, Stefen Riedeman expone que la Sagarpa ha fragmentado sus programas para descartar “beneficiarios y reducir cada vez más el universo que debe atender”, entre los que se destacan: comercialización, apoyo a la competitividad, cobertura de precios y pignoración, entre otros.

“Por supuesto, son muy escasos los productores que acceden a estas cuatro acciones, y usualmente se les encuentra de manera casi exclusiva entre los grandes productores de la agricultura comercial”, asevera la experta en sociología rural.

Los grandes


Luego de la crisis de la tortilla de 2006, cuando no se pudieron contener los precios del producto, Vicente Llamas, presidente de Prommaíz, denunció que los intermediarios acaparan más del 80 por ciento de contratos de la cosecha de maíz blanco de Sinaloa, “lo que podría encarecer aún más los costos para los industriales”.

Entre las empresas a las que hace referencia, se encuentran Minsa, Cargill y la Compañía Nacional Almacenadora, las mismas que aparecen en la información, cuya copia posee Contralínea.
Stefen Riedeman explica que esto se debe a que el Estado “jamás pretendió fortalecer la economía campesina con subidos a la producción, sino a la agricultura comercial; más aún, el Estado espera que los ejidatarios emigren a Estados Unidos y contribuyan a sostener la economía nacional con remesas que envían a sus familias”.
El Concentrado y estatus de las empresas participantes, al 15 de octubre de 2009 arroja que los tres principales beneficiarios del esquema subsidiario son: Compañía Nacional Almacenadora, con 347 millones 239 mil 159 pesos; Ganadería Integral Monarca, 228 millones 773 mil 377 pesos, y Minsa, 122 millones 921 mil 190 pesos.

Le siguen Suministros de Maíz del Mayab, con 67 millones 552 mil 748 pesos; Cargill de México, 62 millones 915 mil 52 pesos, y Comercializadora Columbia, 48 millones 304 mil 345 pesos.

Exfuncionarios de la Sagarpa, que conocieron el tema, aseguran que aunque las grandes empresas han pretextado sólo ser intermediarios entre los campesinos y el mercado por el programa de comercialización, el de pignoración es un “subsidio” que se queda en sus “arcas”, ya que no hay infraestructura estatal que permita almacenar el maíz. Esto, después de la liquidación de la Pronase.

Ejemplo de ello es Laura Tamayo, encargada de Asuntos Corporativos de Cargill, quien ha argumentado la “intermediación” para justificar los subsidios que entrega el gobierno federal a la trasnacional (Contralínea 81).

“A mí, Aserca me da dinero para reducir los costos de operación. Es un subsidio para que yo pueda pagarle más dinero al productor. Al final del día, no es para Cargill. Yo me quedo con mi ganancia económica normal de un negocio”, argumenta.

Otra de las privilegiadas de estos beneficios es Bachoco, propiedad de la familia del exgobernador de Sonora, Eduardo Bours Castello. Esta empresa obtuvo a finales del año pasado 39 millones 885 mil 20 pesos.
También está la compañía Ganadería Integral Vizur, propiedad del excandidato del Partido Revolucionario Institucional al gobierno de Sinaloa y exedil de Culiacán, Jesús Vizcarra Calderón. La almacenadora sinaloense recibió, el año pasado, 25 millones 956 mil 453 pesos, y es la novena más favorecida.

Entregas desiguales


Contrario a las observaciones de la investigadora y el presidente de Prommaíz, el presidente del Consejo Promotor y Regulador de la Cadena Maíz-Tortilla (Protortilla), Guillermo Campos, dice que los recursos no son entregados por “beneficio”, sino por la capacidad de almacenamiento que tiene cada empresa.
En consecuencia, asegura el representante de Protortilla, las grandes empresas y trasnacionales son las que más apoyos tienen por la infraestructura que los avala. Descarta que existan privilegios, pues todo depende de “cuánto puedan comprar las compañías. En el caso de los pequeños productores, lo recomendable es que se organicen entre ellos y administren para tener un mejor nivel de adquisiciones”.

Sin embargo, los mismos informes oficiales muestran que los “apoyos” no son asignados por su capacidad de compra. Muestra de ello es la empresa Ganadería Integral Monarca, que en el concentrado de volumen se encuentra en el lugar 13, con la adquisición de 57 mil 193 toneladas de maíz blanco; en tanto que, en la entrega de beneficios, ocupa la segunda posición, con más de 228 millones de pesos.

Otra de las que no empata el tonelaje y la captación de recursos públicos es Suministros de Maíz del Mayab, que, colocada en el cuarto lugar de los más beneficiados, obtuvo 67 millones 552 mil 748 pesos. No obstante, su registro en el concentrado de volumen ocupa dos posiciones arriba.
Comercializadora Columbia es la sexta más beneficiada, pues recibe 48 millones 304 mil 345 pesos. En tanto que el volumen obtenido del excedente de maíz blanco la coloca en el octavo lugar, con 98 mil 806 toneladas del grano.
Cristina Stefen Riedeman, académica de la UAM-I, destaca: “Se está ante un subsidio discriminado y focalizado que deja fuera a millones de ejidatarios. Además, por lo general funciona como un mecanismo de control social”.
http://contralinea.info/archivo/2010/julio/191/fotos/trasnacionales/infos/principales-beneficiarias-m.jpg

LLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL
18 Julio 2010
Procampo: beneficios millonarios a banqueros










Erika Ramírez




















Bancomer, Banamex y Banorte obtienen casi 30 millones de pesos del Procampo por emitir poco más de 2.6 millones de cheques. La bancarización del programa se da a pesar de que la mayoría de la población rural habita comunidades remotas, marginadas y lejanas de las instituciones financieras, revelan reportes oficiales y del Banco Interamericano de Desarrollo




















Hasta la llegada del panismo a la Presidencia de la República, los cheques del Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo) fueron entregados directamente por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) a los campesinos beneficiados. Desde 2000, las administraciones federales emanadas del Partido Acción Nacional (PAN) han utilizado como intermediaria a la banca comercial. Así, los bancos se han visto favorecidos con dinero público por más de 28 millones de pesos por cada ciclo agrícola.
Bancomer, Banamex y Banorte obtienen tal cantidad como pago de “comisión” por emitir 2.6 millones de cheques del Procampo, esquema de apoyos dirigidos a los campesinos más pobres del país. No obstante, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha documentado la falta de acceso que tienen los habitantes de las comunidades rurales a las instituciones bancarias.
El importe de 28 millones 571 mil 267 de pesos se realiza tres veces al año, y cubre el pago de los 2 millones 697 mil 948 cheques, que se muestran en el Concentrado de dispersión de recursos para el pago del Procampo, cuya copia posee Contralínea. Los gastos son cubiertos con el presupuesto de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca) –organismo descentralizado de la Sagarpa.
Con un costo de 10.59 pesos por cheque, la entidad que obtiene mayores recursos es la española Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA)-Bancomer; le sigue el grupo financiero Banamex –filial de la estadunidense City Group–, y por último el mexicano Banorte, propiedad del empresario Roberto González Barrera.
El Primer informe trimestral 2010 del Procampo indica que el presupuesto autorizado al programa en este ejercicio fiscal es de 15 mil 321 millones 5 mil 480 pesos, con el objetivo de “atender” una extensión de 14 millones 203 mil 490 hectáreas, que cubrirá a 2 millones 700 mil beneficiarios.
Según el documento, firmado por Manuel Emilio Martínez de Leo, director en jefe de Aserca, para hacer la transferencia de los recursos “se llevó a cabo la contratación de los servicios bancarios con las instituciones correspondientes, manteniendo las mejores condiciones para lograr los objetivos en el actual ejercicio”.
No obstante, el BID realizó un informe de consultoría sobre los Servicios financieros rurales en México en el que subraya que “la marginación y la dispersión implican una tasa muy baja de bancarización y acceso a los servicios financieros formales o tradicionales”.

Españoles, los que más ganan

El Concentrado de dispersión de recursos para el pago del Procampo, documento elaborado por Aserca, revela que BBVA-Bancomer obtendrá por sus servicios casi 16 millones de pesos.
La información indica que el banco de origen español recibirá 15 millones 980 mil 341 pesos en su primer pago anual, al dispersar 1 millón 509 mil 3 cheques. La entidad que mayores recursos deja a esta institución es Puebla, con 216 mil 574 documentos bancarios girados, y se lleva un pago por 2 millones 293 mil 518 pesos.
Le siguen Veracruz, con 199 mil 797 cheques que significan comisiones por 2 millones 115 mil 850 pesos, y Jalisco, que al girar 156 mil 805 documentos bancarios, deja 1 millón 660 mil 564 pesos en las arcas de la institución española.
El informe del BID muestra a Veracruz como uno de los estados en los que los productores tienen menor acceso a los bancos, consecuencia del alto grado de marginación en el que viven. Otros de los que se encuentran en esta situación son: Chiapas, Guerrero y Oaxaca.
Libby Haight, investigadora de la Universidad de California, Santa Cruz, critica que además del pago millonario por la emisión de cheques, éstos llegan tarde a los beneficiarios. “Son entregados después de que han pasado los ciclos de cosecha; en consecuencia se hace ineficiente la contratación de estos servicios”.
La también investigadora de la asociación civil Fundar, Centro de Análisis e Investigación, AC, indica que Aserca debe buscar un manejo más eficiente en la dispersión de los recursos: “Es urgente que los pagos lleguen a tiempo a los beneficiarios”.

Filial de City Group

El segundo banco que obtiene millonarias ganancias del presupuesto del Procampo es Banamex. Filial de la estadunidense City Group, recibe en cada uno de los ciclos de transferencia 11 millones 278 mil 667 pesos, por emitir 1 millón 65 mil 30 cheques del programa.
Su mayor benefactor es el tercer estado más pobre del país, Oaxaca, con 2 millones 754 mil 120 pesos, por 260 mil 68 cheques. En tanto, la emisión de 189 mil 626 cheques para Chiapas significó un gasto de 2 millones 8 mil 139 pesos, y en Guerrero, 156 mil 897 apoyos en cheques costaron 1 millón 661 mil 539 pesos.
El BID indica que el 74 por ciento de los municipios, que incluyen 22 por ciento de la población, no tiene acceso a sucursales bancarias. Esto, como consecuencia de que “el crecimiento de las sucursales bancarias de los últimos 10 años ha estado concentrado en poblaciones que no son agropecuarias y que tienen mayor concentración de la población”.
Ante esta situación, la banca estima que en los próximos 10 años habrá en el país 17 millones de personas por bancarizar. La mayoría de éstas estará en zonas urbanas y semiurbanas.
Mario Di Costanzo Armenta, integrante de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara de Diputados, dice que ésta es una nueva oportunidad que Aserca le da a los bancos para que se lleven comisiones “por no hacer nada: las instituciones no cuentan con sucursales en todas las regiones adonde deben llegar los recursos”.
Di Costanzo dice que el gobierno debe utilizar primero la estructura de la Financiera Rural –que tomó el lugar del extinto Banco Nacional de Crédito Rural– para la dispersión de los apoyos. “Esto forma parte de esta intención del gobierno en turno, de seguir privilegiando a la banca extranjera”.

Banorte gana 1.3 MDP

El llamado “banco fuerte de México”, Banorte, obtuvo, en el primer ciclo de dispersión de apoyos de 2010, 1 millón 312 mil 259 pesos, al emitir 123 mil 915 cheques. La institución que encabeza Roberto González Barrera logra sus mejores ganancias en el Norte del país.
Chihuahua encabeza la lista de los estados que más recursos dejan a uno de los hombres más ricos de México, según la revista Forbes. En la entidad fueron emitidos 27 mil 72 cheques, que significaron un pago de 286 mil 692 pesos.
En Puebla, el órgano descentralizado de la Sagarpa documentó la dispersión de 24 mil 913 cheques, que representan un gasto de 263 mil 828 pesos. Mientras en Jalisco, la emisión de 10 mil 124 costó 107 mil 213 pesos del erario.
En 2007, Contralínea documentó el cobro de comisiones por parte de los funcionarios de la Sagarpa para poder hacer válidos los 1 mil 160 pesos que cubrían el apoyo del Procampo en cheques. El “beneficio” estaba destinado a 400 indígenas de la Sierra Tarahumara.
Los indígenas serranos reciben un cheque por alrededor de 1 mil 160 pesos. Las sucursales bancarias más cercanas están en Ciudad Cuauhtémoc, a cientos de kilómetros.
El BID acentúa que “la poca accesibilidad a servicios financieros tradicionales ha conducido a una ausencia de servicios de ahorro, a una baja penetración del sistema de pagos, y a un sistema de financiamiento caro, poco eficiente, y compuesto por una multiplicidad de fuentes”.
La “principal fuente de financiamiento” en América Latina critica que, en las zonas rurales, “las condiciones generadas por ingresos estacionales y ausencia de salario fijo, altos riesgos de salud y exposición a riesgos naturales hacen a esta población particularmente vulnerable”.
              C E N C O A L T
Centro de Comunicacion Alternativa
          cencoalt@yahoo.de
__._,_.___

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More