25 julio, 2010

Ética docente y ley antiobesidad


---------- Mensaje reenviado ----------
De: LUIS HERNANDEZ MONTALVO


Ética docente y ley antiobesidad.

Luis Hernández Montalvo

Educación a Debate ha publicado una serie de notas que siguen de manera puntual la discusión y las presiones a que se enfrenta la ley antiobesidad, aprobada por los diputados de la LXI Legislatura del Congreso de la Unión, y que consiste básicamente en una reforma a la Ley General de Salud, por la cual, se excluye la comida chatarra de las escuelas e incluye 30 minutos diarios de ejercicio.

Posteriormente a la reforma de los artículos 65 y 66 de la Ley General de Salud, las Secretarías de Educación Pública y de Salud, enviaron a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), los Lineamientos generales para la expedición o distribución de alimentos y bebidas en establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica.



El dictamen que debía emitir la Cofemer, el 6 de julio, próximo pasado, se pospuso hasta el 22 de julio, para recomendar a la Secretaría de Educación Pública (SEP) “reconsiderar los costos que tendría para la industria de los alimentos la implementación de los lineamientos generales para regular la comida en las escuelas”.

Dice la nota de ED qué, en su dictamen total no definitivo, la Cofemer aceptó la evidencia expuesta tanto por autoridades de la SEP, así como los comentarios enviados por diversos organismos de salud y particulares, acerca del impacto en la calidad de vida y el costo social del sobrepeso y la obesidad que se padece en México.

Los que opinaron con la fuerza del dinero se han impuesto, los dueños de la llamada industria alimentaria, pareciera que tienen mayor influencia por encima del poder legislativo, de las secretarias de educación y salud y de los médicos y sociedad civil juntos.

La sociedad civil ha sido otro elemento en la discusión por eliminar de las escuelas públicas, y supongo que también de las privadas, lo que se conoce como comida chatarra, pero desconocemos la opinión del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), como representante de los intereses del magisterio y de los trabajadores de la educación en general, y por lo establecido en su lema de colocar a la educación al servicio del pueblo.

Discusión aparte merece la participación de los médicos y profesores de los organismos públicos y privados y los alcances de los objetivos propuestos para el dictamen de la reforma a la Ley General de Salud, que establece que las autoridades sanitarias, educativas y laborales, en su respectivos ámbitos de competencia, apoyen y fomenten actividades que promuevan una alimentación equilibrada, baja en grasas y azúcares que permitan un desarrollo sano del medio familiar y la obligatoriedad de practicar 30 minutos diarios de ejercicio físico.

Insisto en la participación de los líderes del SNTE, porque los profesores son una fuerza organizada, y deben demostrar que su número y su capacidad ética, son fundamentales para preservar a la Escuela de las presiones e intereses contrarios a la salud pública, primordialmente la de los niños y jóvenes en edad escolar.

Recuerdo una plática de Valentín Campa Salazar, el dirigente ferrocarrilero y líder del Partico Comunista Mexicano, cuando hacía referencia a los profesores de los años treinta y al movimiento encabezado por el cacique conservador Saturnino Cedillo, levantado en armas contra las reformas estructurales para el campo, impulsadas por el gobierno del General Lázaro Cárdenas del Rio.

Decía el viejo ferrocarrilero que en aquellos días, el Presidente Cárdenas le pidió al PCM su intervención para apaciguar a los alzados en San Luis Potosí. El partido lo designó a él y a otros compañeros para que se trasladaran a la entidad potosina y de inmediato se puso en contacto con los profesores comunistas y estos filtraron las fuerzas del cedillismo para un desarme pacífico. Campa expresaba su admiración y respeto por esos profesores que pusieron punto final al último levantamiento militar, después de la Revolución Mexicana.

Esto que señalo ahora, está consignado en las memorias del luchador ferrocarrilero, y que difícilmente lo registran los estudiosos de los movimientos sociales del país y que algunos, solo alcanzan a reconocer que el cedillismo fue derrotado por la movilización interna (regional), pero ninguna palabra que haga referencia a los profesores comunistas de San Luis Potosí.

Si esta hazaña fue posible en el pasado, con la dirección del PCM, el SNTE, debe revisar la capacidad del magisterio, de su autoridad moral, de su potencial en la elaboración creadora en el campo pedagógico y de su influencia social.

El SNTE debe liberar a los trabajadores de la educación, especialmente a los profesores, de los controles políticos para beneficio de los líderes y contribuir al desarrollo democrático de una de las fuerzas que puede ser fundamental para el desarrollo del país y la vida democrática de México, pero sobre todo, para darle un impulso renovador a la Escuela Pública.

La Cofemer advierte que entre los comentarios recibidos por representantes de la industria de alimentos y botanas, el impacto económico sería mucho mayor al estimado por la SEP en los lineamientos de referencia. Tan sólo la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) reportó que el impacto sería de 117 mil 784 millones de pesos tan sólo en activos para la reconversión industrial; la empresa Pepsico -productora de los refrescos Pepsi-, tan sólo para reformulación y cambio de presentación de productos, invertiría 10 mil 600 millones de pesos.

En el mes de octubre, los profesores revisarían la lista de comida chatarra para excluirlas de los establecimientos de consumo escolar para el expendio o distribución de los alimentos y bebidas destinados a los niños y jóvenes de las escuelas, y que en un pasado no muy lejano se conocían como “cooperativas escolares”, inspiradas en el colectivismo comunista, y eran un medio de educación productiva y de consumo escolar.

Conozco varios casos en donde los directores de escuela, convienen con los padres de familia para rotarse la elaboración de los desayunos que consumen los niños en las escuelas, elaborados con criterios médicos y de salud, cito el caso de la directora Irma Ofelia Viveros Córdova, del jardín de niños de la colonia Sarabia de la ciudad de Tehuacán y al colegio Montessori Educrea, de la ciudad de Puebla.

Estoy dando mis primeros pasos, “a tontas y a locas” en las llamadas redes sociales, sería bueno que podamos generar un movimiento en las redes para romper el aislamiento que las burocracias de la SEP y el SNTE mantienen contra el magisterio, para difundir las distintas experiencias que se producen en nuestro país, particularmente en la aplicación de la Ley antiobesidad.

Siguiendo el ejemplo de los profesores comunistas de San Luis Potosí contra el movimiento cedillista, ampliemos los espacios de participación magisterial, sin reservas, sin exclusión de participación política o creencias religiosas ó ideológicas, sin censura, en resumen, tomemos la palabra y rescatemos la utopía perdida y nuestra libertad para decidir una nueva trayectoria pedagógica de la Escuela Pública, como ya lo hacen los profesores de Educación Física de EDUCACIONFISICAENMEXICO@yahoogrupos.com.mx

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More