02 junio, 2010

El SNTE frente a las elecciones de Puebla.

El SNTE frente a las elecciones de Puebla.

Luis Hernández Montalvo.

En enero de 1992, en el marco de los preparativos del II Congreso Nacional Extraordinario del SNTE, el Comité Ejecutivo Nacional, encabezado por su Secretaria General, la profesora Elba Esther Gordillo, se publicó un folleto de discusión, que hacía un recuento de los resolutivos del Primer Congreso Nacional Extraordinario, celebrado en enero de 1990, en la ciudad de Tepic Nayarit.

Eran los días en que el país y el mundo experimentaban cambios profundos, que modificaron la correlación de fuerzas y se decía, ponía fin a la guerra fría y se respiraban vientos de libertad, ante el derrumbe del totalitarismo soviético, estas eran las reflexiones que lograron articular los asesores de carrera universitaria, que estaban muy lejos de ser parte de las preocupaciones de los trabajadores, tanto de los que se consideraban parte del sindicalismo corporativo y oficialista y militantes del grupo ” Vanguardia Revolucionaria” como de los trabajadores, encuadrados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y Organizaciones Democráticas.

El discurso de reforma y la figura recia de la profesora cobijada por el entonces Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, atrajo a importantes sectores del magisterio que meses atrás gritaba en la calle demandando “Democracia y más Salario”. Un mes antes del Congreso, estas eran las reflexiones de los líderes del SNTE:

El sindicalismo contemporáneo tiene ante sí grandes desafíos.

Innovaciones tecnológicas inciden en todas las dimensiones de la vida cotidiana del hombre contemporáneo. Modificaciones en el proceso de trabajo obligan a nuevas formas de organización laboral. Inéditas transformaciones suceden en los sistemas políticos actuales a la luz de una enérgica emergencia de nuestras sociedades. Cambios en los escenarios productivos y comerciales impulsan renovaciones culturales en la sociedad”.

Más adelante el documento delineaba los cambios “mandatados” por los delegados del Primer Congreso y que se resumen en los siguientes puntos:

· No exista referencia a corriente sindical alguna, pues nuestra norma debe ser imparcial a todas ellas.

· La libre militancia individual partidista.

· La convivencia y el respeto plural de todas las expresiones políticas y corrientes ideológicas.

· La participación de un frente amplio y plural de la base en la toma de decisiones a través de los niveles correspondientes, a fin de consolidar una nueva concepción de unidad y autonomía, que signifique un auténtico ejercicio de relación democrática y rompa, de forma definitiva, con esquemas autoritarios de ejercicio sindical.

· La simplificación de las estructuras de los órganos de gobierno sindical para darles mayor eficiencia y dinamismo, con la correspondiente eliminación de duplicidad de funciones e ineficiencia de gestión.

· La modificación y adecuación del articulado estatutario relativo a las cuotas sindicales, justas, eficientes y transparentes en su distribución y aplicación.

El establecimiento de procesos electorales específicos en el Reglamento General de Asambleas que garanticen la participación más directa de la base en la elección de dirigentes en todos los niveles, determinándose fórmulas de proporcionalidad en la dirigencia que den una justa representatividad en la estructura sindical a individuos y expresiones sindicales.

Varios de estos resolutivos del Primer Congreso, efectivamente habían sido demandados por corrientes sindicales como el Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM), es más, me atrevería afirmar que son copia textual de los documentos del grupo sindical encabezado por el profesor Othón Salazar Ramírez.

Un mes después, en febrero de 1992, el II Congreso Nacional Extraordinario, fue un punto de desencuentro, las expectativas levantadas hasta entonces fueron trastocadas, la vieja Vanguardia Revolucionaria del SNTE se transformaba en el “Grupo Institucional”, se impusieron las viejas prácticas sindicales para aprobar una reforma maquillada, como nunca en el pasado, se hicieron presentes nuevas modalidades de prácticas autoritarias, el poder del dinero millonario de las cuotas compró a varios dirigentes magisteriales democráticos, con un discurso pretendidamente democrático, se consolidó el corporativismo al todavía partido en el poder y el presidente Salinas pudo imponer una reforma educativa, que desarticulaba el proyecto educativo iniciado por José Vasconcelos en 1921, y con ello también la ruptura y fragmentación del Sindicato.

Han transcurrido 20 años y el PRI ya no es el partido “único o casi único” formalmente el SNTE ya no es un sindicato corporativo al PRI, pero la inercia y la conveniencia de varios dirigentes en las entidades donde gobierna el PRI, frena los apetitos imperiales de la profesora al conformar un partido que se confunde con el sindicato, el cual se define como un “frente amplio”.

El Partido Nueva Alianza, aún no muestra su fuerza e influencia en la sociedad en función del número de los trabajadores de la educación y su contacto directo con la sociedad, con los estudiantes y sus padres, el SNTE, no es una fuerza electoral democrática, sus dirigentes no honran sus compromisos públicos cuando participan en alianzas electorales como es el caso del estado de Puebla.

El SNTE, a través del Partido Nueva Alianza, ha hecho público su respaldo al candidato Rafael Moreno Valle de la “Alianza Compromiso por Puebla”, sin modificar las prácticas del viejo sindicalismo, sin respeto por la persona que representa cada trabajador, sin la menor tolerancia a las diversas expresiones y a las libertades políticas de cada uno de ellos, se compromete al sindicato en una aventura electoral, sin respetar a los trabajadores, sujetos plenos de derechos para construir acuerdos con un programa propio para impulsar a la educación pública en el estado.

Lamentablemente, cuando los líderes locales y el Secretario General del CEN del SNTE, se han presentado en las conferencias de prensa, han llegado con las manos vacías, lo cual confirma la sospecha de que el SNTE, es un obstáculo para mejorar la educación. Los líderes no tienen iniciativas para convocar a los trabajadores, para explicarles por qué es importante para la organización votar por la “Alianza Compromiso por Puebla”, no existen los ánimos para integrar a los trabajadores a la campaña, para demostrarle a los otros de que somos una fuerza respetable y que nuestra influencia en la sociedad y en el electorado es superior a la fuerza numérica del gremio.

Los trabajadores de la educación debemos demostrar que somos una fuerza socialmente útil para fortalecer a la Escuela Pública en la entidad poblana, el SNTE debe demostrarse a sí mismo que tiene credibilidad y confianza entre los diferentes ciudadanos, y para ello, debe cuidar las formas para aplicar los acuerdos y compromisos, para darle funcionalidad a los órganos de gobierno sindical.

El SNTE, debe actuar con la responsabilidad, en un escenario difícil en el caso de que no gane las elecciones la “Alianza Compromiso por Puebla”, la realidad demanda readecuar el proyecto sindical por las condiciones que se han generado por el modelo neoliberal que arrincona la función sindical, si los dirigentes se han comprometido, deben aclarar bajo que compromisos y no está por demás recordarles que el sindicato debe ajustar su actuar para garantizar que se preserve la unidad, y la integridad de la organización.

Por otra parte, si el candidato Rafael Moreno Valle quiere ganar las elecciones, entonces debe revisar a fondo los compromisos contraído con los líderes sindicales del SNTE, debiera demandarles iniciativas para congregarlos en actos públicos masivos para debatir el estado que guarda la educación en Puebla, el SNTE, debe satisfacer los retos que le impone el proceso electoral y repito e insisto que debe ya convocar a los trabajadores, sobre reglas claras, el SNTE debe hacer sentir su fuerza moral, si la tiene, en las delegaciones de trabajadores, en las escuelas, con los padres de familia, con los estudiantes y con los electores de las ciudades y poblaciones rurales, debe construir un programa, debe salir sin miedo a cumplir con sus compromisos.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More