17 abril, 2010

La Escuela, la salud y los desatinos burocráticos.

La Escuela, la salud y los desatinos burocráticos.

Luis Hernández Montalvo

La Secretaría de Educación Pública le dio como tarea principal al maestro de escuela difundir los incipientes programas de alfabetización, durante los gobiernos de las primeras décadas del siglo veinte. Entonces contábamos con una sociedad analfabeta, en un noventa por ciento aproximadamente.


Se sumaron a estas tareas las actividades culturales de salud, higiene y primeros auxilios, la enseñanza de industrias rurales como la conservación de alimentos, el cultivo de frutas y verduras, el impulso de huertos escolares y familiares, primero fueron las Misiones Culturales y las Escuelas Agrícolas y casi de manera simultánea fueron creadas las Escuelas Normales Rurales, donde fueron formados los profesores para incidir en una realidad compleja, de gran atraso social y cultural, en donde prevalecía la insalubridad, las enfermedades y la ausencia de servicios médicos.

Durante la década de los años treinta, a las tareas de enseñanza, se sumaron otras responsabilidades como el reparto de tierras, la organización de los grupos ejidales, la integración de sindicatos, las gestiones de electricidad y agua potable, campañas de limpieza y los desfiles contra el alcoholismo, las campañas de alfabetización, las colectas económicas para apoyar a la Cruz Roja y recientemente, las colectas para el Teletón de Televisa.

Así surgieron las Cooperativas Escolares que tenían una función educativa, de apoyo mutualista, para producir y consumir en primer lugar los productos de los huertos escolares y los derivados de los talleres de las industrias rurales. Con estos programas se perseguía mejorar la alimentación y elevar las condiciones de vida, pero sobretodo preparar a las nuevas generaciones de mano de obra que reclamaba la incipiente industrialización de México.

Fotografías de época, durante la década de los años veinte nos muestran a grupos de niños realizando actividades de gimnasia al aire libre, con sus calzoncitos de manta, con los pies descalzos, en patios escolares polvosos, teniendo como fondo los muros ruinosos de edificios improvisados como escuelas. Esta es la Escuela Rural Mexicana que se levantó sobre los escombros que dejó la Revolución de mil novecientos diez.

La segunda mitad del siglo veinte cambio el sentido de la escuela, durante los años cuarenta, durante el gobierno del General Manuel Ávila Camacho, surgieron las escuelas con un fuerte contenido autoritario, de control de los profesores y esto se hizo por la vía de leyes y reglamentos que negaron iniciativa a los profesores, surgieron las burocracias alejadas de la realidad escolar y la escuela pasó a formar parte de una compleja pirámide burocrática, en donde los profesores fueron despojados de sus hábitos de promotores sociales para convertirse en ejecutores de políticas sexenales, controlados políticamente por un sindicato único y fueron corporativizados al partido del Gobierno para garantizar aplastantes victorias electorales a la clase política dominante.

La urbanización de los pueblos, el crecimiento de las ciudades y la industrialización del país impusieron otras tareas a la escuela y al trabajo de los profesores. Las hortalizas y huertos escolares fueron desapareciendo, en algunos lugares, la producción de los huertos deja a los profesores ganancias por varios miles de pesos, desaparecieron los talleres de industrias rurales y las cooperativas se convirtieron en jugosos negocios particulares de directores de escuela y funcionarios de la administración educativa en las entidades.

El mercado le impuso a la escuela pública y privada el establecimiento de changarros, de estanquillos, de tienditas donde se venden toda clase de alimentos industrializados, conocidos popularmente como comida chatarra, de esta manera, la escuela es el principal educador en el cambio de hábitos alimenticios que provocan la obesidad y la secuela de enfermedades crónico degenerativas. Estadísticas muy conservadoras de la SEP consideran que existen en el país más del treinta por ciento de niños con sobrepeso y obesidad, es decir, uno de cada diez niños es obeso en la escuela primaria.

Los niveles de pobreza abarcan porcentajes escandalosos, crece la violencia y el desempleo, se busca dejar la salud pública y la educación en manos de particulares, sujetas al libre mercado. El surgimiento de nuevas enfermedades y la falta de control por parte del sector salud provocan un grave descalabro a la economía nacional y es causa principal del creciente y elevado número de muertes. Los Diputados, después de varios años y de múltiples intentos en los que se presentaron por lo menos setenta y seis proyectos de iniciativas de Ley contra la comida chatarra que se vende en las escuelas, por fin se pusieron de acuerdo para expedir una reforma y adición a los Artículos 65 y 66 de la Ley General de Salud, básicamente para decretar:

...que las autoridades sanitarias, educativas y laborales, en sus ámbitos de competencia, apoyen fomenten actividades que promuevan una alimentación equilibrada baja engrasas y azúcares que permitan un desarrollo sano del medio familiar y la obligatoriedad de practicar treinta minutos diarios de ejercicio físico para prevenir padecimientos de sobrepeso y obesidad”.

De manera enfática, las autoridades sanitarias procurarán que los alimentos proporcionados en las escuelas tengan un mayor aporte nutrimental, evitando los alimentos procesados, altos en grasas y azúcares simples.

No sabemos si las nuevas tareas de los profesores serán incorporadas a la Ley General de Educación, que es en última instancia es la Ley Reglamentaria del Artículo Tercero Constitucional, que norma al Sistema Educativo Nacional.

Sobre las reformas a la Ley General de Salud, han surgido diversas reacciones como las del Secretario General del SNTE que las considera autoritarias e impuestas a los profesores, otras opiniones se han expresado contrarias por la falta de espacios deportivos y un déficit monumental de profesores de Educación Física en las escuelas del país, aunque las reformas no contemplan los programas de Educación Física de los Planes de Estudio y mucho menos se confunde con los deportes como actividades competitivas.

Se impone solamente treinta minutos de ejercicio físico y para nada menciona el recreo en las Escuelas de Educación Básica, debemos entender que se trata de una actividad extra que sobrepasa el tiempo dedicado a otras actividades académicas y escolares dedicadas a las distintas asignaturas como matemáticas, español, ciencias naturales, educación cívica y ética, historia, geografía…con horarios de medio tiempo, con menos de cuatro horas diarias.

Estas nuevas tareas reclaman de un magisterio distinto al que tenemos en nuestros días, requerimos de programas de actualización y capacitación efectivos y sobre todo, reformar a fondo a las Escuelas Normales del país que formen a los profesores encargados de vigilar y atender los principales problemas de salud que aquejan a niños y jóvenes.

La Ley se va a enfrentar a la resistencia de los directores de escuela que van a ver mermadas sus ganancias personales y que en varios casos forman verdaderas fortunas. Estos directores no rinden cuentas a nadie, ni a los profesores, ni a los estudiantes y mucho menos a los padres de familia.

Las otras presiones vendrán de los grandes monopolios de bebidas carbonatadas y azucaradas, alimentos saturados de grasas y toda clase de productos industrializados y procesados distribuidos en las tiendas escolares de escuelas públicas y privadas, pero habrá que ver a la Secretaría de Salud como resuelve este nuevo reto que la Cámara de Diputados le impone.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More