27 septiembre, 2009

Escuelas Normales y Educación Básica. Por: Luis Hernández Montalvo


|||||||
||||||||
|||||||||

Escuelas Normales y Educación Básica

 Luis Hernández Montalvo.


La Reforma Educativa anunciada por el actual Secretario de Educación Pública, se produce a la mitad del sexenio, el grado de improvisación, tiene relación directa con el tiempo perdido durante los últimos tres años de la gestión de la señora Josefina Vázquez Mota al frente de la dependencia que es responsable de garantizar educación publica, gratuita y obligatoria, a los niños y jóvenes que cursan algún ciclo de la Educación Básica.

La reforma a los Libros de Texto Gratuito se viene produciendo de manera parcializada, los especialistas ya emitieron sus críticas y cuestionan sus limitaciones y enfoques, el recorte de contenidos y la ineficacia pedagógica. Durante los últimos dos meses, las Escuelas Públicas que atienden a los niños de escasos recursos, los que habitan  pueblos y rancherías, o poblaciones con menos de quinientos habitantes, realizan su trabajo con precariedad, sin los libros de texto gratuitos como mínimo apoyo de la SEP La improvisación también siembra la incertidumbre en el trabajo de miles de profesores.

El silencio del SNTE en torno a la reforma curricular en marcha, en uno de los sectores de mayor control sindical y político como lo es la Educación Básica, deja un olor a sospecha, de que algo no camina bien  y por otra parte, los diseñadores de la reforma se presentan como un grupo anónimo, sin rostro, sin que tenga que rendir cuentas al magisterio, antes que a la dirección formal del sindicato, los profesores a los que se les ve con desprecio, como maquiladores o consumidores de conocimientos pedagógicos cada sexenio, solo puede conducirnos a un mayor descrédito de las decisiones del poder burocrático de la administración educativa del país, los profesores queremos saber a quien haremos responsables o con quienes debemos compartir la responsabilidad del fracaso  educativo, inventado y reinventado por mercenarios sexenales, por los llamados pedagogos de recambio sexenal.

La educación pública es un campo de disputa política, lo fue durante todo el siglo diecinueve, los liberales la consideraban como parte fundamental para el desarrollo nacional, pero también como fermento ideológico para la conformación del espíritu nacional. La educación pública ha sido una aspiración para alcanzar la libertad plena y la democracia política durante el siglo veinte. Primero fueron los  maestros improvisados, con conocimientos básicos de lectura, escritura y cálculo, luego vinieron los profesores de carrera y en la paradoja de que fue primero, si el huevo o la gallina, se fue conformando un espíritu común, una ética fundada en el servicio y la responsabilidad, en el patriotismo y en el sacrificio apostólico de dejar la vida, antes que permitir las injusticias del poder local de caciques y políticos desplazados del antiguo régimen porfiriano, posteriormente reinstalados en los gobiernos de la Revolución Mexicana.

Instalados en el siglo veintiuno, la educación forma parte del debate por los derechos civiles y humanos. Las nuevas tecnologías empiezan a jugar un papel muy importante en el debate de la educación que requerimos como nación, profesores y estudiantes, de manera individual, por iniciativa propia diseñan blogs y páginas que atraen la atención de millones de seres humanos, de manera creativa surgen espacios compartidos por organismos solidarios, lo que tiene un mérito mayor, en la medida que incita a la discusión colectiva y a la organización de los trabajadores y estudiantes. Esta es la nueva realidad a la que se enfrentarán los burócratas de la SEP, pero sobre todo los deshonestos líderes del SNTE. La democratización del país viene en páginas virtuales, en el conocimiento y apropiación de la materia de trabajo de los profesores, viene por la virtualidad exterior, esperamos que muy pronto los profesores reaccionen de manera institucional, desde la escuela, desde las aulas y desde el voto libre en las urnas, sin tutelas, sin controles corporativos, sin cacicazgos familiares, sin alianzas denigrantes, sin Secretarios de Educación omisos que terminen como administradores del Partido político Nueva Alianza.

En la respuesta al pliego general de demandas presentadas por los líderes del SNTE,  le aprobaron al sindicato, ciento cincuenta millones de pesos para iniciar la construcción de las primeras cinco Escuelas Normales como Centros de Excelencia Académica y Educativa. Sería de interés público conocer los avances, las entidades donde se construirán y los conflictos con los secretarios generales seccionales, que consideren una intromisión del CEN del SNTE en sus espacios de control, sería saludable una explicación como el SNTE ignora la descentralización educativa de 1992 y crea y administra de manera centralista, el nuevo modelo de Escuelas Normales del país, modelo regenteado desde el sindicato y no desde la SEP a pesar de las tímidas respuestas del Secretario de Educación frente a los novatos diputados de la CLX Legislatura, a los que trató de convencer de que en la SEP solamente el manda y toma decisiones.

Hay ciudades y estados emblemáticos, con una tradición muy importante en el desarrollo de las escuelas normales en los últimos ciento treinta años, como serían los casos de Veracruz, Puebla, Guanajuato, Estado de México y el Distrito  Federal. En mi opinión, debiera abrirse un debate sobre el futuro de la educación normal, como medio para la formación inicial de los profesores mexicanos de educación básica, de la manera de transformar a las Escuelas Normales públicas y privadas, de la regulación su matrícula, del control de calidad de las instituciones y del cierre de todos los ciclos de anteriores  reformas, que dejaron un sistema de educación normal parchado, que no respeto lo específico de cada institución y los distintos modelos y denominaciones de formación, de lo contrario, las cinco escuelas normales y las que se concluyan en el presente sexenio, se sumarán al caos administrativo de estas instituciones y a un mayor conflicto en la formación de los profesores de educación básica.

Tengo  la sensación que lo nuevos libros de texto, presuponen una modificación sustancial en los planes y programas de estudio y supongo también que habrá nuevos enfoques, nuevos contenidos y nuevos objetivos por cumplir, buscando ajustar la realidad a los modelos de aprendizaje en moda sexenal. No se si esta modificación compete al sindicato, si es de su interés o si por otra parte, se trata de un parche,        dentro de los marcos de relativa autonomía de la SEP, sobre todo para cumplir compromisos con los amigos, una reforma que se paga por maquila, o si por lo contrario, se trata de un negocio directo del sindicato, algo prioritario para el SNTE, que pone en movimiento, no un distractor, sino una ambiciosa reforma educativa, que rebasa con mucho los acuerdos de la Alianza, y que la reforma a los libros de texto es solo una parte, sería bueno saber el nombre de los miembros del SNTE a cargo de las reformas a planes y programas de estudio y los alcances de las mismas reformas, su relación con los centros de investigación y los grupos académicos, con los personajes de la vida civil del país y sobre todo como se espera que estas reformas bajen a las escuelas con los maestros, los recursos, etc. 

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

hernandez_luis21@yahoo.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More